martes, 3 de febrero de 2009

Japo el Hacker

A veces uno se pregunta si mereció la pena perder tantos años de tu propia vida con personajillos infumables de las peores raleas. Otras veces uno tira de memoria y saca las más estrambóticas anécdotas propias de un comic/tira cómica... es entonces cuando uno decide rentabilizarlos de alguna manera.

Las siguientes anécdotas doy fe de que son 100% veraces, 99% en el caso de la segunda, y, por su puesto, el personaje es un ser de carne y hueso que muchos de los que me conocen por mi barrio aún recuerdan. Por su puesto cuando me refiera a estos animalicos daré los datos justos como para no poder ser denunciado... aunque también los justos para que me tope un día con 4 gorilas que me hagan un masaje con bates de beisbol.




Próximamente más...